486 montañeros on-line

(11,355 montañeros registrados)
"La primera web con los 215 tresmiles descritos por sus usuarios"
Suscribirse al canal contenidos Ascensión a el Gabieto Oriental (3031 m) por Bucuesa -- 02/08/1989
Vía: (Casas de Oliván, Circo de Slarons, Fajeta, Umbral de Salorons, Aguastuertas, Sorres de Salarons, Cara Sur, Arista Oeste y Gabieto Oriental. ) --
(69 visitas)
  • Hora de salida: 16
  • Hora de llegada: 11
  • Meteorología: Sol
  • Dificultad: Facil
  • Días: 3
  • Tipo: Ascensión
  • Gps: Sin fichero GPS
  • Sin panorámicas
Cargando...
Loading


Gabieto Oriental  (3031 metros)
Mapa de Gabietos  procedente de Iberpix. Vía en amarillo.
Mapa de Gabietos procedente de Iberpix. Vía en amarillo.
GABIETO ORIENTAL. EL OESTE DE ORDESA.

Rosa Mª Martínez y Biola y Mariano Javierre.

En los aproximadamente diez años que llevamos haciendo montaña hemos procurado no repetir actividades y también variar caminos pero algunos de ellos por repetidos los conocemos casi como la palma de la mano, cosa por otra parte inevitable.
De esta forma vamos conociendo el Pirineo Aragonés.
En Ordesa nos quedaban cosas pendientes tanto al este como al oeste y en nuestra preparación para los Alpes pensamos en hacer alguna zapatillada enorme como el Perdido desde la Pradera de Ordesa pero luego preferimos hacer Gabietos y Taillón que desconocíamos y nos atraía más.
Sería nuestra primera andada juntos y pensábamos que estaría bien vernos las caras en el monte. Eramos sabedores de nuestra capacidad para ese brutal desnivel de 2000 metros en el día pues en otro caso, poco porvenir tendríamos a la hora de secundar el plan previsto para Alpes y no nos movía precisamente el atrevimiento que confiere la ignorancia.
El domingo 1 de Julio de 1989 nos levantamos antes que la mañana, a las cuatro y media. A las cinco en el coche recogiendo a Juan y a las seis menos cinco en las Casas de Víu a 1330 metros de altitud, despertando a unos acampados cuando el día comienza a clarear.
Nos vamos por Salarons siempre al norte, pasamos con calor el bosque y ganamos el circo superior próximos a las clavijas en medio de un precioso jardín de asfódelos gamón blanco en flor, asustamos a una enorme manada de rebecos en las Praderas del gallinero y alanzamos el Llano de Aguastuertas en busca de agua que encontramos allí.
Por las Gradas de Salarons alcanzamos el rellano gris de Sorres de Salarons y afrontamos la fuerte pendiente mezcla de calizas y pradera con dirección al Cuello Gabieto. Sobre los 2700 metros de altitud paramos a almorzar, son las nueve y hemos subido bien. Luego por cualquier lugar entre reducidos neveros nos encaramamos en la pared final, ganamos la resta oriental a mediana altura y enseguida la Cima del Gabieto Oriental con sus 3031 metros y seguidamente las dos puntas del Gabieto Occidental con sus 3034 metros. Juan se ha quedado largo al sol contemplando en la primera cima.
A las once y media nos bajamos hacia el Cuello Gabieto a 2950 metros de altitud y desde allí en dirección este, por senda o fuera de ella, en tres cuartos de hora nos ponemos en la Cima del Taillón a 3144 metros, tomada por los franceses y empenachada de nieve.
Comemos un poco, descansamos, y hacemos una fotografía entre la neblina española y las nubes francesas.
Seguidamente descendemos al este por trilladísimo camino hasta el Dedo de Bazillac, Falsa Brecha, Pico Bazillac, Abrigo Gaurier hasta la Brecha de Rolando a 2804 metros, limpia al sur y con poca nieve al norte.
A la una y cuarto salimos al sur para abajo por el Barranco de la Brecha hacia el de Cotatuero descendiendo el primer gran escalón, luego pasamos entre el Descargador y el Gallinero y nos hacemos un isostar a la altura del sumidero.
Nos gotea un poco y tras bajar el segundo gran escalón nos encontramos con el Barranco de Millaris en las Gradas de Cotatuero a 2000 metros de altitud
Paramos tres cuartos de hora para comer en el origen de la cascada aprovechando que ha despejado.
A las cuatro continuamos para abajo. Pasamos las clavijas con una moza atrancada y a las cinco y cuarto estamos en la pradera de Ordesa. Trago en Torla y a las seis y media en Sabi dejando a Juan. A la brava habíamos movido 2000 metros en once horas como estaba previsto.
Ahora vueltos ya de los Alpes y para continuar con la tradición tresmilista de nuestra hija, decidimos repetir la actividad con ella ya que posee los alicientes y condiciones requeridas: se podía fraccionar perfectamente para un fin de semana, era atractiva la acampada para Biola, conocido y cómodo. Lo habíamos decidido en la playa, primero Bisaurín y después Ordesa.
El tiempo de finales de Agoto, fuera de la canícula de Julio es mucho más seguro y el riesgo de tormentas es evidentemente menor como así se preveía para el fin de semana del 1 al 3 de Septiembre.
Biola con el paso del tiempo se adapta mejor a las condiciones que exige la montaña lo que se traduce en una reducción no solamente de los preparativos sino de la preocupación. De cualquier forma el viernes día 1 a las dos y media estamos recogiendo a Rosa en el trabajo y a las tres menos cuarto marchamos con todo controlado.
En Cotefablo con obras y tan mal como siempre Biola se marea y tratamos de mitigarlo con un par de paradas. De Torla en adelante, pagado el tributo correspondiente al puerto, pues curvas no faltan, se acaba el problema.
El Cámping de Torla parece bastante lleno pero lo que se llena de verdad son nuestros ojos con los incomparables Farallones de Mondarruego. El Tozal del Mallo es conocido pero creo, sin lugar a dudas, que la vista de Torla con el Mondarruego es la estampa más conocida de Ordesa.
A las tres y media descargo al personal junto a la Casa Museo del Parque y me voy con el coche hasta el aparcamiento bajo la amenaza de dejar el coche durante la noche en territorio del parque con la que no estoy de acuerdo: el aparcamiento en el parque no es el problema sino la poca y mala educación del personal y eso no se remedia prohibiendo el aparcamiento nocturno sino obligando a la gente a que respete lo que es de uso común; dificultan las actividades de mucha gente que respeta por encima de todo tanto lo que es propio como lo ajeno, invitan al furtivismo y al cabreo sobre todo cuando no hay alternativas de transporte que palien los efectos de la prohibición… desde luego la polémica está servida.
Como no puedo llevarme el coche en la mochila y en el aparcamiento está prohibido dejarlo opto por orillarlo en la carretera en un lugar que no dificulta el tránsito en absoluto y a las cuatro menos cuarto salimos para arriba.
Estamos a 1330 metros de altitud, la tarde es espléndida y se agradece la profunda sombra del Cañón cuando comenzamos a elevarnos por el Camino del Circo de Carriata o Salarons en medio del clásico bosque mixto. Subimos bien pero Biola va medio aburrida y me enfado con ella porque todavía no entiende que las cosas no se disfrutan regaladas y que muchísimas veces hay que ganarlas.
Pronto llegamos al abrigo de troncos del camino, hemos subido 350 metros en tres cuartos de hora y hay que tener paciencia. Paramos un poco y comemos unas ciruelas.
Salimos del bosque ya próximos al barranco y continuamos para arriba adentrándonos en el circo. Cruzamos el barranco que está seco y nos acercamos al Tozal del Mallo para ganar altura describiendo un amplio lazo para volver seguidamente a las proximidades del Barranco Salarons.
Tomamos la sirga y seguidamente la pared escalonada que se eleva junto al Paredón Inferior del Gallinero por cualquier parte.
Son las seis, el altímetro señala los 2100 metros cuando nos paramos a descansar
y a comer un poco. Si no lo hacemos ahora se nos juntará con la cena. El lugar es incomparable, estamos cómodamente sentados en los escalones calizos del barrano junto al paredón que nos deleita con su verticalidad y sus simpares tonalidades que el sol que va cayendo le arranca. Tan solo un hilillo de agua cae cálidamente por entre el roquedo, pero no nos preocupa este capítulo pues sabemos dónde encontrarla.
Dejamos atrás la pared y ganamos la pradera del Anfiteatro Superior de Ordesa. Proseguimos ganando altura por suave pendiente a la vez que contorneamos, dejando a nuestra derecha, la pedrera derrumbada de la vertical Pared Somital del Gallinero. Nuestra dirección es el norte y consecuentemente, el collado que separa Mondarruego de Gallinero. Sobre los 2200 metros hay un buen manantial para desesperados.
La tarde que es extraordinaria va cayendo y los últimos rayos de sol nos despiden en la entrada a Aguastuertas al esconderse el sol tras Mondarruego. Nosotros de llano continuamos sobre el calcinado lapiaz calizo que se asoma de entre una pradera de ensueño.
En el Llano de Aguastuertas hay cinco tiendas, son franceses que pasan a este lado como moscas. Nos quedamos junto al primer manantial del oeste del rellano. Son las siete y media.
La tarde no ofrece dudas, nos abrigamos pues el sol va ya por los altos, montamos la tienda y preparamos las cosas para el día siguiente a la vez que vamos haciendo la cena, la temperatura ha caído bastante, llevamos casi todo puesto y Biola juega dentro de la tienda preparándola.
Cenamos a nuestro estilo con algo calentado con el hornillo de butano en un fogón de fortuna hecho con piedras, algo de picar después y un buen vaso de café con leche también caliente lo que nos coloca dentro de la tienda a las nueve y cuarto cuando todavía no es noche cerrada.
Charlamos y jugamos calentitos los tres dentro de los cacos convertibles unidos y tras especular con las nieblas que han aparecido por el norte, a las diez menos cuarto toca silencio el sargento de semana.
La noche es larga, ventosa más que fría y la mañana tarda en llegar al fondo de Aguastuertas. Nos levantamos a las ocho menos veinte al 2 de Septiembre en una mañana propia de la fecha y del lugar: fría y ventosa.
Desayunamos dentro de la tienda y mientras Rosa abriga a la cría en condiciones yo ultimo las mochilas con especial atención al tema del agua ya que pasado el rellano ya no dispondremos hasta debajo de la Brecha de Rolando.
Los franceses han recogido en un visto y no visto y se van cuando nosotros enfilamos al norte a las nueve menos cuarto.
El sol nos alcanza cuando vamos a superar el resalte separación del Rellano de Aguastuertas con el de Sorres de Salarons. Es cielo está inmaculadamente limpio en esta mañana ventosa.
Atravesamos el gris ceniciento Llano de Sorres de Salarons tapizado de calizas grises meteorizadas en dirección al espolón herbáceo próximo al Pico Blanco. Al final del llano encontraremos un manantial que ya no vamos a utilizar. Estamos a 2475 metros de altitud y nos espera una pared de 500 metros, suerte que está partida.
Pasamos junto a un rebaño de ovejas que están entre medio dormidas y medio despiertas y afrontamos el fuerte desnivel. Metidos en la pared el viento cesa y entramos en calor.
Van a ser las diez cuando paramos a almorzar en el mismo lugar que lo hicimos en Julio, estamos a 2725 metros de altitud y vamos bien. Contemplamos los Paredones Sur del Cañón de Ordesa, La Cresta de Diazas, Peña Duáscaro y el Mirador del Rey mientras descansamos y picamos algo.
Diez minutos después continuamos atravesando el rellano que divide a la pared y nos acercamos al embudo que es la llave de acceso a la pared somital del pico. Aquí se terminan las malas ganas de Biola: empezamos a trepar y ya la tenemos en su salsa. Así la podemos llevar hasta el fin del mundo.
Seguimos en dirección al collado pero incorporándonos poco a poco a la pared que alterna calizas claras con ocres, siempre fáciles a pesar de la inclinación de la misma. Pero tan pronto como advertimos la presencia del ventarrón cambiamos de idea y de dirección: en lugar de alcanzar el collado y proseguir por la cresta a la cima proseguimos por la pared sur a media ladera y a salvo del viento ya que se puede ir casi por cualquier parte hasta ganar directamente la Cima del Gabieto Oriental de 3131 metros de altitud. Son las once de la mañana.

Más información de Gabieto Oriental  
Preguntar en el Foro   Enviar a un amigo